viernes, 7 de marzo de 2008

Hoy a mediodía.

Para las personas a las que nos gusta la política, a las que estaríamos hablando siempre de ella, leemos periódicos y blogs, tenemos tertulias con personas a las que les apasiona tanto como a nosotras... una campaña política es un paraiso: vemos los debates, leemos los programas, nos emociona leer encuestas y valoraciones ¡¡disfrutamos!! Y así debe ser porque la política lo es todo, condiciona hasta tal punto nuestra vida... de ella (si es mala o buena) depende nuestro bienestar, el desarrollo de nuestra sociedad, el futuro de nuestros hijos.
Para mí, el día de las elecciones es una gran fiesta, me sigue emocionando dejar mi voto en la urna y en las ocasiones en que he podido participar más activamente he disfrutado cada momento vivido.

Estos días los he vivido así, con alegría, con nervios, con ansiedad, con incertidumbre y con miedos a que la opción que dieran las urnas fuera la que yo no he elegido.

Hasta hoy a las dos de la tarde cuando la rabia y la tristeza, la impotencia y la desesperación ha entrado en nuestras vidas. No puedo pensar en palabras tibias, por eso me quedo con el comentario que ha hecho hoy en La ventana Juan José Millás, que suscribo palabra por palabra:

Llevo una hora oyendo a representantes del PP diciendo frases del tipo de "hoy no es día de valoraciones, hoy es día de serenidad, hoy no es día de análisis, hoy es día de dolor, hoy es día de acompañar a la familia, los únicos culpables son los asesinos..." Ya era hora, en cuatro años es la primera vez que lo dicen.
Y yo mira, yo me niego a entrar en esa lógica, yo creo que hoy es día de ver el contexto político en el que ha sido asesinado este militante socialista. Ese contexto político, a grandes rasgos, es el siguiente: es un contexto político en el que Rajoy, hace dos días, en un debate que estaban viendo 13 millones de personas, un debate electoral, dijo que Zapatero agredía a las victimas. Dijo un día más tarde, en una entrevista en El Pais, que Zapatero había negociado politicamente con ETA y que había dado y otorgado beneficios políticos a ETA, por eso matan a militantes socialistas. Es un contexto en el que Alcaraz, que hoy también ha estado en la prensa, el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, ha dicho, Alcaraz, funcionando como sucursal del PP, como sucursal del PP, es decir, hablaba el PP a través de Alcaraz. Y Alcaraz ha dicho cosas como: "los terroristas, en las cárceles, esperan con ansia que Zapatero sea el próximo presidente del gobierno", esto lo ha dicho ayer, ha dicho como: "hay pruebas más que suficientes de la connivencia de los asesinos con el gobierno" otra frase: "Zapatero es el embajador de ETA, Zapatero es el embajador de ETA, habla y siente como los terroristas" Es un contexto en el que Martínez Pujalte ayer, ayer, decía: "El PSOE ha negociado con ETA durante la campaña electoral" esto lo decía ayer mismo. En el que Pizarro, la gran promesa blanca de Rajoy, en un debate con Solbes acusó a un gobierno de estar pagando un sueldo a los asesinos. Es un contexto en el que la conferencia episcopal, que es otra sucursal del PP, recomendando en alusión al PSOE, recomendaba en alusión al PSOE, no votar a quien negocia con los terroristas. Es un contexto en el que, cuando ponían una bomba en un cajero automático, los autores del atentado no eran los responsables, era Zapatero.
Si Rajoy, de las cuatro frases que ha dicho hoy, ha dicho con gran énfasis que los culpables de este crimen son los terroristas es porque sabe que es la primera vez que lo hace y lo hace en un contexto muy especial. Gallardón acaba de decir en la Ser hace un rato que no hay que mirar al pasado, pero el pasado del que hablamos fue ayer y si no miramos a ayer volverá el bárbaro de Martinez Pujalte diciendo las barbaridades que no ha parado de decir en toda la legislatura.

Pero luego yo creo que hay algo muchísmo más grave y es que el hecho de que el Partido Popular haya confiado toda su estrategia en esta legislatura y todos los beneficios electorales en criticar la lucha antiterrorista del PSOE, ha ocasionado que la primera pregunta que se haya hecho mucha gente cuando ha oído que han matado a un militante socialista, la primera pregunta es ¿a quién beneficia esto de cara a las elecciones?
En un pais, donde la primera pregunta que nos hacemos cuando hay un muerto es esta, es un pais que es una charca moral y es una charca moral porque el PP ha pasado cuatro años convirtiendo este pais en una charca moral.

De manera, y hace poco Pujalte estaba intentando asociar el atentado del 11M con este, entonces, que no nos digan por favor o que no nos digan a mí, si ese es el discurso yo me voy ahora mismo, que hoy no es día de análisis, que hoy no es día de pensar, que hoy es día de no..
Hoy es día de pensar en que contexto ha sucedido esto.

3 comentarios:

beatriz dijo...

Es el bajón de los atentados de ETA, la forma cobarde y chantajista con la que algunos creen poder determinar nuestra existencia. Pocos argumentos debe tener alguien para hacerse oír matando a otro. Que rabia! Que impotencia!

beatriz dijo...

Totalmente de acuerdo con Juan José Millás.

el amanuense dijo...

Un análisis apasionado y lleno de razón. Lo que pensamos las personas de bien en este país, mal que les pese a los agoreros y valedores del odio. Mi más profundo pésame a la familia, y el deseo de que nadie se quede en casa el domingo, como respuesta cívica y solidaria contra los asesinos y sus jaleadores (desde distintos ámbitos). No se puede hacer campaña electoral pero sí se puede decir lo que personalmente vaya a hacer cada uno. Yo votaré PSOE, por coherencia y dignidad.